Observatorio Ciudadano Municipal de Cartagena emplea cookies de Twitter y Facebook que recogen estadísticas. Si navegas este sitio web es porque estás de acuerdo. De acuerdo
Comunicado Conjunto PGOU

Cartagena, 29/07/2016

COMUNICADO:

El equipo de Gobierno del Ayuntamiento ha sacado nuevamente a exposición pública el PGOU (Plan General de Ordenación Urbana) de 2012 a pesar de la sentencia anulatoria del Supremo.  Esta revisión del mismo no tiene solución de continuidad por las siguientes razones:

Es extensa la jurisprudencia en la que el Tribunal Supremo establece la nulidad radical de pleno derecho del plan urbanístico “sin posibilidad alguna de subsanación, convalidación, conservación de trámites o retroacción del procedimiento”. Son muchos los juristas que no comparten la interpretación en la que los servicios jurídicos del Ayuntamiento se basaron para volver a tramitarlo.

La consejería de Medio Ambiente ha manifestado que va a ser muy exhaustiva a la hora de emitir el informe técnico, un informe que es vinculante para la aprobación del plan. Si el resultado de este informe no fuera positivo, como es previsible, sería inevitable volver a revisar o rehacer el plan general, alargando aún más el proceso.

El plan de ordenación ha quedado obsoleto desde su aprobación definitiva inicial en 2012 ya que no se ajusta al marco normativo actual (RDleg 7/2015 Ley del Suelo y Rehabilitación Urbana, Ley 13/2015 de ordenación territorial y urbanística de la Región de Murcia, etc.), y las perspectivas económicas y demográficas han cambiado considerablemente.

Y sobre todo, el Plan General se ha aprobado por la vía de urgencia, unos pocos días después de su anulación definitiva por sentencia del Tribunal Supremo, y habiendo escuchado tan solo a representantes empresariales del sector inmobiliario. Se somete a información pública tras aprobación provisional sin consultas previas, y en plena época estival, y sin posibilidad efectiva de consultas a técnicos responsables. Una auténtica bofetada a la participación.

Este no es, por tanto, un Plan General de ordenación urbana que ofrezca la suficiente seguridad jurídica a los posibles inversores. Es una norma que deprecia al municipio y coarta su futuro. 

En cuanto a su contenido, el PGOU fue gestado en los años de la burbuja inmobiliaria por un gobierno sobre el que se ciernen fundadas sospechas de corrupción urbanística. Cartagena necesita un ordenamiento urbanístico que cumpla los estándares fijados por organismos nacionales e internacionales en la materia. Tales como los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU (Objetivo 11), el marco europeo de referencia para la ciudad sostenible (RFSC), la estrategia española de sostenibilidad urbana y local (EESUL) o el Libro blanco de la sostenibilidad en el planeamiento urbanístico español. En todos ellos se presenta un modelo de desarrollo sostenible que se fundamenta en satisfacer las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de bienestar de las futuras generaciones, armonizando tres parámetros interrelacionados: Sostenibilidad SOCIAL, Sostenibilidad ECONOMICA y Sostenibilidad MEDIOAMBIENTAL.

SOSTENIBILIDAD SOCIAL

El PGOU ha sido diseñado sin criterios de sostenibilidad social y sin contar con la participación ciudadana, es un Plan que encierra afanes especulativos (recalificar, expropiar, derribar, masificar etc…).con un impacto desmedido de obtener beneficios económicos para la empresa privada, en detrimento de la ciudadanía y de los espacios naturales Hay claros ejemplos de actuaciones que se han caracterizado por expropiar la ciudad a sus moradores desde el propio Ayuntamiento, a través de Casco Antiguo, y que no han tenido otro fin que crear bolsas de suelo que han resultado antieconómicas e ineficaces para recuperar ciudad. De hecho han generado deuda municipal. A día de hoy en Cartagena tenemos menos ciudad, más solares, más deuda municipal y mayor desigualdad en la propiedad urbana. Puerta Nueva,  Montesacro, Santa Lucia, San Antón, Los Mateos y La Finca Buenos Aires son algunos experimentos realizados al amparo de ese Plan General que rechazamos por antisocial y que ya ha revelado su incapacidad.

No cumple ninguno de los fundamentos de ordenación urbana de ciudades sostenibles.

No es inclusivo, no facilita un desarrollo social equitativo, incrementa desigualdades, no tiene en cuenta la participación ciudadana. Establece claramente un trato discriminatorio en la ordenación urbana de los Barrios y otros núcleos de población, planificando tratamientos de actuación diferentes que favorecen la especulación privada del suelo en detrimento de la población residente y de las peculiaridades de cada zona. No posibilita las mismas oportunidades para todos.

No es resilente, no plantea ninguna solución armónica de convivencia, ni de movilidad, ni de recuperación y regeneración de entornos de población consolidados, ni garantiza la conservación de espacios naturales y ecosistemas.

No es sostenible, es irracional, no se fundamenta en mejorar la calidad de vida, no promueve la gestión integrada y sostenible de recursos, no establece un crecimiento económico equilibrado, ni tiene en cuenta la protección ambiental. Consolida la dispersión poblacional aumentando la superficie de los núcleos urbanos sin criterio alguno, y multiplica la superficie urbana de la ciudad de forma disparatada, dificultando la adecuada gestión de los servicios en el futuro, en contra del modelo de ciudades compactas que se propone desde múltiples foros, tal y como se recoge en la Declaración de Toledo de 2010.

El nuevo PGOU aumenta de forma indiscriminada los suelos industriales y urbanos en detrimento de suelos agrícolas de gran valor económico y social, a pesar de que aún siguen sin desarrollar importantes superficies de suelo urbano próximos a la ciudad y barrios, y grandes superficies industriales como el P.I. de Los Camachos. Esto dispersa la ciudad, afectando negativamente al tejido social, incrementando los desplazamientos y la necesidad de infraestructuras.

SOSTENIBILIDAD ECONÓMICA

En la época en la que se redactó esta norma primaba la cultura del pelotazo, paradigma de lo insostenible económicamente. En el planeamiento se fomenta el turismo de segunda residencia para atraer extranjeros antes que la creación de instalaciones hoteleras de calidad que supongan un negocio sostenido en el tiempo y nuevos empleos.

La prestación de los servicios resultantes, así como la suficiencia y la adecuación del suelo destinado a usos productivos se ha demostrado, cuando menos, poco acertada, y lo que es más grave, las expectativas de los años en lo que se redactó el PGMO no pueden extrapolarse a la situación actual. El crecimiento económico de la zona y los ingresos del Ayuntamiento son mucho más modestos que entonces y proceden de otros sectores, como la agricultura intensiva. El Plan debe adecuarse a esta nueva situación de manera realista, poner en valor la agricultura, evitar sus excesos y fomentar el consumo de producto local.

Otro elemento fundamental de la insostenibilidad económica es la deficiente protección de un Patrimonio Histórico muy rico, que se ha revelado paradójicamente como un atractivo turístico de primer orden y como un dinamizador económico muy importante. La defectuosa protección del Patrimonio histórico y de los paisajes culturales, y la falta de una ordenación del territorio basada en los valores de su patrimonio cultural y natural, es una más de las graves carencias de este Plan que se pretende mantener a flote, que refleja posiciones ultraliberales que solo pretenden la  apropiación de suelo para tener posición dominante en el mercado e imponer sus normas a los poderes públicos.  

SOSTENIBILIDAD MEDIOAMBIENTAL

El Plan General aprobado en su fase provisional no incorpora las recomendaciones de la Comunidad Autónoma ni las alegaciones de organizaciones ecologistas y ciudadanas, reduce la protección en lugares como el entorno del Mar Menor, y mantiene suelos residenciales en lugares como Novo Carthago, Cala Reona o los bosques del entorno de Peña del Águila, o transforma en urbanizable el conjunto de la Sierra Minera. El nuevo documento se limita a reflejar las zonas de obligada protección por la aplicación de la normativa ambiental internacional, estatal y/o regional, pero no aprovecha las figuras contempladas en la normativa de calificación del suelo, y elimina numerosos espacios catalogados desde 1987 como No Urbanizables de Protección Forestal para permitir su urbanización, especialmente en las proximidades de la ciudad.

También, queremos apuntar la necesaria conectividad de todas las zonas LIC/ZEPA  de La Muela-Cabo Tiñoso, Cabezos del Pericón y Sierra de Las Victorias, que debe quedar asegurada y ampliada con nuevos terrenos de Protección Paisajística en esta Revisión. Esta conectividad de la red Natura de Cartagena Oeste así venia grafiada en la planimetría del Avance de la  Revisión en 2005.

Asimismo se hace imprescindible la necesidad de reservar suelo para grandes Espacios Verdes Urbanos.

Deberían adoptarse medidas de protección del patrimonio rural, manteniendo las tipologías tradicionales de vivienda así como que se contemple en nuevas edificaciones estos elementos singulares que contribuirían a forjar identidad comarcal. No podemos seguir teniendo los pueblos más feos de España como han señalado muchos visitantes. 

Y para terminar, el PGOU tiene que incluir un Plan de Movilidad Sostenible sobre el que vertebrar el crecimiento de la ciudad. Siguiendo la tendencia del urbanismo de proximidad promover una ciudad más saludable, haciendo atractivos los medios de transporte más sostenibles (andar, la bicicleta y el transporte público), evitando la dependencia del automóvil y su sobreprotección y creando espacio público vivo. Los criterios de movilidad sostenible brillan por su ausencia en el PGMO de Cartagena.

En resumen nos encontramos ante la tramitación de un Plan declarado nulo por el Tribunal Supremo que tiene difícil viabilidad; basado en estudios demográficos y económicos desfasados; que no está acorde con la normativa vigente; que no tiene en cuenta las recomendaciones actuales en materia de ordenación urbana sostenible y que responde, en definitiva, a un modelo caduco de crecimiento de ciudad, incapaz de facilitar y promover el bienestar de sus habitantes.

Conocedores de hacia dónde nos dirige este modelo de crecimiento insostenible que llevamos muchos años padeciendo, sería imperdonable que dejáramos pasar esta oportunidad de cambiar el rumbo.


_________________________________________________________


Este comunicado ha sido realizado y/o suscrito por las sguientes asociaciones y partidos:

  • Observatorio Ciudadano Municipal de Cartagena (OCMct)
  • Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE)
  • Fundación Sierra Minera
  • Asociación-Movimiento Via Libre Cartagena 
  • Asociación para la Defensa del  del entorno narural de La Azohia (ADELA)
  • Asociación Rascasa
  • Asociación por la defensa del Patrimonio de Cartagena (ADEPA)
  • Asociacion de Afectados por lo Servicios Publicos de Cartagena (ASEPUCAR)
  • Liga Rural del Campo de Cartagena y Mar Menor
  • Cartagena Si Se Puede (CTSSP) / Podemos Cartagena
  • EQUO Cartagena
  • Ecologistas en Acción Murcia
  • Colectivo Carmen Conde